NEUROLLEIDA Asociaciones Lleida Lleida
NEUROLLEIDA Asociaciones Lleida Lleida
NEUROLLEIDA Asociaciones Lleida Lleida
NEUROLLEIDA Asociaciones Lleida Lleida
NEUROLLEIDA Asociaciones Lleida Lleida

Y después del ictus ... qué?

Abordaje desde terapia ocupacional en el proceso de neurorrehabilitación

26/11/2018

Debido a un Ictus, tengo dificultades para caminar y problemas en la movilidad de mi mano derecha. Dejé de salir solo de casa por miedo a caer y hacer actividades sencillas como vestirme, ducharme o cocinar resultaron ser mucho más difíciles.

Hasta entonces, trabajaba en una oficina, hacía natación e iba al gimnasio. Pero mi autonomía se vio reducida y necesitaba ayuda para realizar algunas actividades que, en el día a día, cuando no tienes ninguna limitación no tienen importancia, pero cuando tu vida hace un cambio tan radical comienzan a tomar relevancia. Tenía que luchar contra la inestabilidad, el temblor, la falta de coordinación y la falta de fuerza en la mano.

Después de una rehabilitación intensiva mi médico me recomendó seguir con el tratamiento y fue cuando empecé a Neurolleida.

Todo empezó con una valoración inicial, en la que detectó una serie de dificultades que limitaban mis actividades en la vida diaria. De ahí empecé la intervención con Terapia Ocupacional, una disciplina que era totalmente desconocida para mí.


Para conseguir llegar a ser autónomo era necesario trabajar la mano afectada. El tratamiento consistía en aprender nuevas técnicas para realizar actividades que, a priori, resultan muy sencillas, como botonarme las camisas, atarme los cordones, o ponerme una chaqueta. Tareas que para mí requerían un gran esfuerzo, ya que la coordinación me suponía un reto cada día.

Además, gracias a la terapeuta ocupacional aprendí a encontrar nuevas aficiones y formas de ocupar el tiempo. En la actualidad sigo con el tratamiento a NeuroLleida, y con la terapia ocupacional estoy consiguiendo:

  • Mejorar el control del movimiento de los dedos.
  • Salir solo de casa y continuar haciendo deporte. La natación por ejemplo, forma parte de mi proceso de rehabilitación.
  • Mis habilidades para utilizar correctamente el ordenador, van mejorando con el tiempo.

Todavía estoy en plena adaptación a esta nueva situación, pero he aprendido que sea cual sea el escenario que me toque vivir, tengo que luchar y no dejarme llevar por la desgana, darme cuenta de que la vida continúa y que puedo hacer muchas más cosas de las que me creo capaz.


Mi objetivo final no es volver a tener la vida que tenía antes de la enfermedad, pero sí conseguir pequeños cambios, pero que son muy importantes para mí, al recuperar la autonomía perdida con la ayuda de la Terapeuta Ocupacional.