Debate sobre la eficacia de las nuevas tecnologías en neurorehabilitación

30/10/2017

La sessión técnica de Aspid ha reunido a 80 profesionales

Los expertos alertan que la tecnologia “es eficaz para ciertos ámbitos, pero no sustituye el tratamiento directo por parte de los profesionales

Los expertos en neurorehabilitación que han participado en la XXII Jornada Técnica de ASPID han defendido el uso de las nuevas tecnologias en el tratamiento de personas con afectaciones neurológcas, aunque de manera totalmente personalizada y siempre como complemento al trabajo realizado por profesionales de este ámbito. Esta es una de las principales conclusiones de la sesión sobre "El uso de las nuevas tecnologias en la neurorehabilitación”, organizada por ASPID en colaboración con el Hospital Arnau de Vilanova. La jornada, celebrada el dia 27 de octubre de 2017 en la Sala de actos del Hospital Arnau de Vilanova, ha reunido 80 profesionales del mundo sanitario, especialmente en el ámbito de la neurorehabilitación.

En la ponencia sobre la “Aplicación de las nuevas tecnologías en la rehabilitación neuropsicológica”, el doctor en Psicología y neuropsicólogo Igor Bombín ha advertido sobre los tratamientos demasiado centrados en la tecnología. Bombín ha considerado prioritaria la tarea del terapeuta y del entorno (familiares, amigos) y ha afirmado que el llamado entrenamiento cognitivo basado en el ordenador, destinado a paliar déficits de atención o de memoria, “es eficaz para ciertas cuestiones, pero se tiene que plantear sólo como un complemento al tratamiento directo que desarrolla el profesional, que es quien tiene que conducir el proceso rehabilitador y la motivación del paciente a buen puerto”. En cambio, el ponente ha defendido plenamente las ayudas técnicas dirigidas a compensar la pérdida de funciones (agendas electrónicas, avisadors), puesto que sí constituyen instrumentos válidos para incrementar la autonomía personal del paciente.

Josep M. Tormos, coordinador de Investigación del Instituto Universitario de Neurorehabilitació Guttmann, ha centrado la conferencia “Aproximación al concepto de Neurorehabilitación y Neuroplasticidad” en las implicaciones que la plasticidad, una propiedad intrínseca del sistema nervioso, tiene en la neurorehabilitación. “Conocer la plasticidad, es decir, saber como funciona el cerebro y los cambios que se producen después de las lesiones, nos puede ayudar mucho en el proceso de recuperación de los pacientes”. Según Tormos, hay que conocer las características y los cambios que se producen en el sistema nervioso después de una lesión para optimizar los tratamientos neurorehabilitadores, “tratamientos que los profesionales asumíamos tradicionalmente de una forma intuitiva —por ejemplo, que tienen que ser intensivos, de una duración suficiente, monitorizados y personalizados— pero que con la nueva tecnología podremos aplicar con una base de información sólida”.

La plasticidad es la capacidad adaptativa del sistema nervioso ante las modificaciones que sobrevienen en su entorno (de desarrollo, ambientales, agresiones) para minimizar los efectos de las lesiones a través de la modificación de su propia organización estructural y funcional. La plasticidad es diferente en el niño, la persona joven, la persona adulta y la persona mayor, “por lo cual hay que adaptar las intervenciones a cada etapa y a cada persona en particular”.

Tormos defiende el uso de nuevas tecnologías, que permiten a los profesionales ser más eficientes y llegar a más personas y, a la vez, “obtener los datos subjetivos necesarios para entender mejor cuál es el tratamiento óptimo para cada paciente, si su intensidad es la adecuada y, en definitiva, saber su grado de eficacia y evidenciar el impacto de las intervenciones que llevamos a cabo”.

Finalmente, ha defendido la importancia de la tecnología para llevar a cabo investigación sobre el ámbito de la neurorehabilitación y al mismo tiempo el valor de la investigación para desarrollar tecnología necesaria para aplicar estos tratamientos. Añade que “a pesar de que instrumentalizar un proceso supone cambiar la manera de hacer y esto genera incertidumbres y preocupaciones en los profesionales, que podemos pensar que la máquina puede llegar a sustituir nuestra tarea, en realidad tenemos que darnos cuenta que nosotros sólo transferimos a las máquinas procesos repetitivos y que esto nos dejará más tiempo para desarrollar actividad de valor añadido, actividad creativa y de generación de conocimiento”. Olga Gelonch, la directora asistencial NeuroLleida, ha explicado que el objetivo de la sesión es explicar los beneficios que aportan las nuevas tecnologías a los pacientes con alguna enfermedad neurológica (Daño Cerebral Adquirido, enfermedades degenerativas como Parkinson o demencias, etc.). Estos instrumentos tecnológicos favorecen la mejora funcional de los afectados (mejora física, cognitiva, del equilibrio...), puesto que permiten monitoritzar, cuantificar y precisar con exactitud la evolución del paciente. No obstante, las nuevas tecnologías requieren una adaptación de los profesionales, que en muchos casos todavía no están bastante preparados para aplicarlas, además del hecho que no todas sirven para todos los pacientes.

La jornada se ha iniciado con una introducción a los conceptos de plasticidad cerebral y neurorehabilitació y ha continuado con la presentación de las nuevas tecnologías disponibles actualmente orientadas al tratamiento de los síntomas motores y cognitivos de las patologías neurológicas. A las ponencias se han expuesto los resultados de varios estudios que han analizado la efectividad de la aplicación de las nuevas tecnologías en la rehabilitación neurológica. La sesión se ha cerrado con una mesa redonda en la que se han debatido, desde un punto de vista crítico, las ventajas y los posibles inconvenientes de esta tecnología. La iniciativa se ha dirigido a los profesionales que atienen pacientes neurológicos y a los estudiantes de psicología, terapia ocupacional, neuropsicología, fisioterapia, logopedia, enfermería, trabajo social, medicina y educación social.


Algunas cifras sobre el Daño Cerebral Adquirido

El grupo de Daño Cerebral Sobrevenido de ASPID es formado por 12 socios. La entidad atendió el año pasado 64 pacientes con esta enfermedad. En el ámbito del Estado español, hay más de 420.000 personas afectadas por el Daño Cerebral Sobrevenido (unas 1.500 en Lleida). Las dos causas más frecuentes son el ictus, con unas 200.000 personas, y los traumatismos craneoencefálicos, con unos 50.000 pacientes.

En el Estado español el ictus es la primera causa de mortalidad entre las mujeres y la segunda en los hombres, según datos del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculars de la Sociedad Española de Neurología. En Europa cada el año se detectan unos 120.000 casos nuevos y mueren 650.000 personas por esta causa, de las cuales 40.000 en el Estado español. Extrapolando esta cifra nos daría que a la demarcación de Lleida, con 427.208 habitantes, se producen unas 370 defunciones anuales. En cuanto a los traumatismos craneoencefálicos, la incidencia estimada se sitúa en 200 casos nuevos por 100.000 habitantes, de los cuales casi un 10% son considerados graves, un 10% moderados y leves el 80% restante.